1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://musicadelmundo.about.com/od/Argentina/p/Atahualpa-Yupanqui-El-Cantor.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Atahualpa Yupanqui, el cantor

De

Atahualpa Yupanqui, el cantor ©EMI.

Origen:

Argentino. Nació el 31 de enero de 1908 al norte de la provincia de Buenos Aires, en un pueblo llamado Juan Andrés de la Peña (partido de Pergamino). Su verdadero nombre era Héctor Roberto Chavero, y así vivió hasta popularizar su seudónimo, tomado del quechua durante su adolescencia para presentarse como “el que viene de lejanas tierras para decir algo” (“como era tímido e introvertido mis primeros versos los firmaba con el seudónimo de Atahualpa Yupanqui. Son los dos nombres de los dos últimos grandes caciques indios que existían a la llegada de los conquistadores"). Su primera canción la compuso a los 19 años de edad, luego de haberse empleado como tipógrafo, cronista y periodista, entre otros oficios.

En vida, el cantautor recorrió sucesivas veces Sudamérica, y se instaló por períodos de tiempo como residente en Tucumán, Jujuy, Tala, Montevideo, Rosario, Raco, Buenos Aires y Córdoba entre otros lugares. Viajó para instalarse en Europa en 1949, y difundió desde París su arte para todo el continente.

Conocido también como:

Don Ata.

Una canción inmortal:

Casi imposible elegir sólo una. Entre las más conocidas están “Los ejes de mi carreta”, “Luna tucumana”, “El arriero” y “Piedra y camino”.

Qué lo distingue:

Su estatura artística está por sobre tendencias y géneros, si bien es el folclore argentino el ámbito que reclama a Atahualpa Yupanqui como su gran prócer. Su trabajo de recopilador de melodías campesinas fue fundamental para el rescate de músicas autóctonas, y, más tarde, su residencia en París permitió dar a conocer la tradición musical argentina en Europa. Por eso, el músico ejerció una doble función de antropólogo y embajador cultural, pero ambas desde la autonomía, sin interferencia de poderes oficiales.

Sus canciones han sido grabadas por innumerables artistas, incluyendo a algunos tan importantes como Mercedes Sosa, Jorge Cafrune, Alberto Cortez, Pedro Aznar, Los Chalchaleros, Horacio Guarany, Jorge Cafrune, Alfredo Zitarrosa, Víctor Jara, Ángel Parra, Jairo y Andrés Calamaro. La lista permite comprobar el alcance de su influencia, presente incluso entre rockeros.

Su biografía es modelo del artista nómade, aquél que ejerce su oficio y se autoimpone la obligación de llevarlo lo más lejos posible. El suyo era “un sentido gaucho de la libertad”, como se describe en la biografía En nombre del folclore, de Sergio Pujol. En “El andar”, se pregunta: “A veces no comprendo / mi rodar por el mundo. / Este medir la tierra y el camino / y el mar... / Esto que siendo simple, / se ha tornado profundo. / Voz que ordena a mi paso: / más allá, más allá...”.

Además de contar con un alto prestigio fuera de Argentina, el cantautor mantuvo un firme compromiso social y político durante toda su vida. Militó durante algunos años en el Partido Comunista, pero fue la inquietud social más amplia la que lo distinguió como un defensor de los desfavorecidos, los marginados y los abusados, convencido del poder de la canción popular como herramienta de concientización y cabio. "Si la pena mía es la pena de mucha gente, si el tajo que yo recibo es el de muchos, entonces ya empieza a interesar a los demás. La consecuencia de mi trabajo es reflejar la realidad de los hombres, la pobreza no la inventé yo... pero a veces le canto".

Se ha dicho sobre él:

Mercedes Sosa, cantante: “¡Pero déjense de pavadas! Yupanqui es único”.

Rubén Rada, cantautor: “Yupanqui era una suerte de Louis Amstrong o Tom Jobin. Es una referencia ineludible. Hoy, a veces, uno escucha gente que quiere tocar, por ejemplo, free jazz sin conocer la historia, los que tocaron antes y eso no se puede hacer. Del mismo modo, no se puede ignorar a Yupanqui”.

Víctor Heredia, cantautor: “Él, al igual que muchos otros cantores populares, es un inequívoco hacedor de conciencias. Sufrió el exilio, la cárcel, la persecución, la censura, pero eso es parte del riesgo que corren quienes cantan opinando. Esas heridas sanan con la caricia del aplauso, con el reencuentro, el escenario, el afecto de la gente. Lo que no se cura nunca es el oprobio del olvido y la falta de consideración de quienes recibieron el legado de esa lucha, de la lucha de toda una vida dedicada a la paz y a la libertad y sepultan a quienes debieran difundir cotidianamente. ¿Por qué? Porque como quizá diría el viejo: Es de buen paisano dar las gracias por los favores recibidos”.

Cómo introducirse en su música:

Su discografía combina canciones tradicionales o de origen anónimo con composiciones de su autoría (325 en total; aquí puedes ver la lista completa), manteniendo todas ellas una deuda con el campo y la pampa sudamericanas, y confiadas en el valor de la fusión entre guitarra, voz, copla y poesía. Cualquier buena antología será suficiente para abrir los oídos a su talento y seguir el camino con más detalle. Recomendamos, además, el disco tributo Yo tengo tangos hermanos, donde artistas como Mercedes Sosa, León Gieco y Víctor Manuel rinden un cantado homenaje a su memoria.

Consulta adicional:

A “Don Ata” se le puede seguir por sus discos, pero también por su obra literaria. Aquí puede verse un detalle de los libros que el artista escribió y publicó en vida, incluyendo títulos tan importantes como El payador perseguido (1965), autobiografía en verso. Tras su muerte, en 1992, no han dejado de aparecer ensayos y biografías sobre su persona. En nombre del folclore, de Sergio Pujol, es una de las más completas.

  1. About.com
  2. About en Español
  3. Música del mundo
  4. Biografías
  5. Atahualpa Yupanqui, el cantor

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.